miércoles, 4 de noviembre de 2009

Tiempo

Me harté. De esperar, de matar el tiempo escribiendo en la gran pared de mi mente otra de las historias ficticias perfectas que me he encargado de formular una y otra vez personalmente. En realidad, es muy difícil que me mandes una señal. No a estas alturas. Mi fe se desmorona poco a poco, y logro ser sostenida por un atisbo de esperanza.



Voy un año y medio siguiendo la rutina de siempre. Levantarme, reflexionar, quejarme, llegar y verte. Y sólo me ha hecho empeorar. Estoy empezando a creer que tienes un cuadro de aislamiento social agudo, o que... simplemente...no pasa nada. Sin embargo, mi voluntad y todo mi organismo (principalmente mi torpe corazón) tratan de suponer lo opuesto. Me pregunto, ¿es tan anormal hablarme?¿Soy YO la rara del grupo? Formulé varias hipótesis para atribuirme una razón para que me evites. Me lavo los dientes todos los días, así que no puede ser mal aliento. Trato de ser amigable, entonces descartaríamos que me crees antipática. Estuve toda una tarde tratando de encontrar la clave de este acertijo, y terminé insatisfecha de no encontrar ni esto, o una mísera pista. Una sonrisa, una mirada, que me prestes un lápiz, cualquier cosa. Nimiedades como esas me ponen a gritar y a dar vueltas en el suelo. No exagero, realmente estallo de felicidad a una mínima palabra.

Quizás no es tu problema. Es el mío. Sólo que...no sé porque me impaciento tanto al intercambiar palabras contigo. Me he repetido mil y un veces que no vales la pena, que hay mejores, que eres un completo idiota. En ningún rincón de mi vida te necesito, pero allí estás. Por pura ironía, ahora eres más indispensable que nunca.

Ocasionalmente me entran ganas de gritarte lo que siento, de hablarte a borbotones y comentarte estupideces. De comprobar que te correspondía y gritar de felicidad . O de negar mi hipótesis y sufrir un poco. Inmediatamente, imagino miles de reacciones a mi confesión. Aguardaría sorpresa, remordimiento y pena. O sorpresa, felicidad y...etc. Yo, personalmente, ya habría huido de la escena del crimen.

Sé que no me atrevería a desinhibirme. Por el típico miedo de no ser correspondidos. Además, de perder el control, y de paso, perderme a mí.



Sinceramente, ya fue. Y es la sexta vez que me repito esto en la semana.

* Domina



-------------------------------------------------------------------------
Su emocionante sesión de fotos traídas de Flickr gracias a...

4 miaus:

Aixa dijo...

awwww

qué chica no ha pasado por eso T____T tienes que ser fuete si?

gracias por comentarme, me animas :D

abrazooos! y feliz TODO!

Domina dijo...

de hecho, seré fuerte :). Tuu también me animas :D.

todo todo todo y todo lo que ya mencioné en tu blog :D. y abrazoos dobles también :D

* Domina

Anónimo dijo...

awww, demasiado comun... a todas no pasa esto chica.
Y a mi me a pasado esto y con más fuerza.

PD.: Amo DOnt Forget, es demasiado genial.

Domina dijo...

anònimo :). Y da tanta rabia. Seguro que fue con màs fuerza, pero, fuerza tambièn hay para resistir. Me puse filosòfica xD.
Ah, dont forget es inolvidable :).
have a good day!