viernes, 5 de marzo de 2010

Si hoy te explicase

“No puedo hablar de amor pero te amo con un amor absurdo aventurero, con un amor que sabe que no existe porque ha nacido lealmente muerto.”

“Por ahí alguien me dijo “es cuestión de tiempo, todo pasa” y ya no sé si lo que me dio fue una solución o un problema. ¿Acaso quiero que pase? ¿Acaso me hace feliz o me da tranquilidad la idea de que en algún momento ya no serás todo lo que me importa? Al contrario, olvidarte, pensar en olvidarte, me molesta, me irrita, me duele. ¿Cómo puede hacerme feliz saber que algún día no serás?. Sería como consolarme imaginando que si murieras ya no tendría más problemas contigo. Esa no es la idea, la idea es quererte, y ¿Por qué no? Ser querido. La idea es que ocupes mi vida, que sigas ocupándola pero que sea cada vez más, más cerca, más real.”


Luis Felipe Mejía.



Habiendo dicho esto, puedo comenzar mi historia.

La voy a contar sólo para poder cerrar éste capítulo que fue y no fue a la misma vez. Que tuvo y no tuvo un comienzo, pero pretendo que tenga un final. Es que... ¿alguna vez has sentido que quieres tanto a alguien que no puedes perderlo ni tenerlo? Yo decía que lo amaba, a pesar de que nunca había amado a nadie antes, entonces no sabía bien si era amor.

Tentación, frustración. El querer a alguien es algo tan lindo, hasta que te enamoras. Nunca te enamores. Quiere a cuantas personas puedas, pero nunca, nunca te enamores. El amor duele, el querer te hace feliz.



{...}


Lo que si, te advierto que ahorita estoy hablando con el hígado en la mano. Lo siento.

Todo comenzó desde el momento en que lo vi, a pesar de que muchas personas se atrevan a decir lo contrario, no me importa. Cuando lo vi estábamos en un evento importante del año pasado que duró desde Abril hasta Noviembre, el dijo su nombre y me interesó porque mi ex también se llama así. Luisa, una amiga, estaba a mi costado, y cuando escuchó el nombre se mato de la risa burlándose de mí.

Yo también me reí.

Desde ahí él llamó mi atención, pero nunca pensé que lo iba a adorar de ésa manera. El tiempo pasó, y por cosas del destino, le tocó ser el líder de mi grupo. La verdad, no me interesaba tanto, mejor dicho me interesaba nada y hasta me llegó a caer un poco mal de lo mucho que me dictaba y molestaba.

El tiempo seguía pasando y yo lo seguía conociendo. Lo que más me intrigaba de él era su extraña tristeza. Se veía gris, opaco, un poco más y tenía una nube negra encima de él. Esto me volvió loca, me encantaba. Es increíble como los opuestos pueden atraerse tanto, como el que es diferente a ti te intriga y te parece extraño y exótico.



Pero bueno, las conversaciones por Messenger, los momentos en que nos mirábamos sin hablar, las veces que le hablaba sobre mis sueños, mis dudas, mi familia, mis problemas, bastaron y fueron suficientes para que me comience a gustar. La verdad fueron más cosas, pero si hablo de todo, tendría que hacer un libro, y no me alcanza ni el espacio, el tiempo o la memoria.

Prosigo entonces, cuando el me comenzó a gustar me sentí feliz. Lo peor es que pensé que el sentía lo mismo, el mismo interés, las mismas ganas de verme y de sentirse pleno conmigo.

Qué estúpida.

Nos veíamos un día a la semana ya que era el día en el que yo tenía que ir a donde se supone que recibía las charlas, etc. Esperaba pues, toda la bendita semana, para verlo. Y cada vez que lo veía, tenía que fingir una antipatía hacia el para que nadie de las personas que estaban a mi alrededor sospechen algo.

Después vino el punto clave, el quince de Estefani. Él fue y todo estaba bien, claro, no habíamos hablado mucho pero era increíble como yo sabía a dónde se movía y qué es lo que hacía. Como yo estaba tan confundida con lo que sentía, no dejaba que me invite a bailar. Corría, me iba de la pista, trataba de que no me viera cuando me quedaba mirándolo, observándolo y estudiándolo. Supongo que se cansó, no sé. Y comenzó a tomar y a bailar con otras chicas. Yo me quedaba mirándolo pero esta vez con tanta cólera, celos, dicen por ahí.

Lo peor es que bailaba con personas que yo conocía, yo me senté y lo miraba incrédula. ¿De qué? No lo sé, quizás de tarada. Estaba tan absorta, que venían personas a decirme que si quería bailar con él, sólo vaya.

Yo no escuchaba, o quizás no quería escuchar, tampoco lo sé. No sabía nada en realidad, ése es otro de los problemas que pasan cuando estás así de interesada en alguien. Y así fueron las fiestas que le seguían a esa. La gente nos molestaba, se preguntaban por qué no estábamos, lo acosaban diciendo que se me tenía que mandar de una vez.

Él no lo hizo, y dijo una razón que me parecía muy convincente .


De tanto que me llegó, decidí no pensar en él más, decidí arrancarlo de mi mente e irme de todo eso que me aferraba. Había tomado la decisión, hasta que me enteré lo que él había dicho a uno de sus amigos.

Yo le gustaba.



{...}


Mi mente flotó, mi alegría subió a las nubes, mi alma se elevó, mi corazón quedó en un gozo eterno.
Asu, hasta el día de hoy, no te sabría explicar con palabras exactas la sensación que sentí en ese momento.

Comenzé a escuchar canciones con letras amorosas, a darle color al mundo, a vivir con la razón de que él,la persona que tanto quería, también me quería a mí.

Fue tanto así, que, a pesar de que el interés que demostraba por mí era mínimo, yo pensaba que no me podía querer más, que se notaba su amor y que siempre quería estar conmigo. Yo volaba en el cielo imaginándome toda una vida con él, yo creía en serio que era verdad que me amaba, es decir, que era verdad la mentira.

Los lentes, sí esos lentes que todos nos ponemos cuando estamos enamorados, esos lentes empañados que disfrazan tu verdad y que, a pesar de que dicen que sirven para ver mejor, en realidad te hacen más ciego y no te permiten ver más allá de lo que crees, los seguía teniendo bien puestos. Porque yo estaba completamente segura de que el me amaba, a mí sólo a mí.

No me importaba si alguien me decía que él quería a otra, que yo estaba en las nubes, que yo estaba loca y que no debería esperar tanto de alguien.

No, esas señales que todo el mundo me decía que eran “obvias” yo no las veía, en ningún momento pise el freno. Sin embargo, pise el acelerador y me choqué con todo con una pared más fuerte de lo que alguna vez me iba a imaginar.

Me enamoré.

Cada minuto era un siglo sin saber de él, tenía que mencionarlo en todas partes. Le hacía canciones, le fabricaba acordes, le daba todo. Todo.

Pero como siempre, nada tiene un final feliz. Nada es perfecto. La alegría es efímera al igual que el amor. Y debido al amor, la felicidad que yo sentía cuando me gustaba y cuando lo quería, se fue al minuto. Todo me comenzaba a doler.

Él me dejó de hablar, comenzó a portarse mal conmigo, o quizás se portaba igual que siempre. No sé, mis lentes seguían puestos. Nunca me dijo para estar. La espera se volvió una eternidad, la eternidad se volvió una agonía y la agonía se volvió una tristeza profunda y áspera en el alma.

No me acuerdo qué pasó, no me acuerdo qué me dijo, -en realidad sí, pero escribirlo, es sólo vivirlo una vez más y me negaré ese oscuro placer y así esto será una negación más a todas las negaciones de éste texto- pero recuerdo que estaba tirada en mi cama llorando. Llorando como nunca había llorado por alguien.

Entonces entendí todo.


Me quité los lentes oscuros, empañados, sucios y que no me dejaban ver. Y entendí todo.

Entendí que en la película de mi vida, ésta era la más triste escena, pero antes de comenzarla, él ya me había puesto Stop. Y ésa no era la cosa. El sentido está en ver bien la película y cuando el ponga Play y tú pongas REC, antes de que él ponga Stop, tú pon Pause. Te aseguro que ahí el pondrá Rewind y te dirá para estar bien Forward.

Sólo me había fallado el sentido común.

Porque todo tiene que ser así, calculado y frío. Y sobre todo él amor ya que no solamente es completamente injusto, sino que es cruel. Míralo de ésta manera. ¿Cuántas veces, de la persona de la que te enamoras, se enamora de ti? ¿Acaso nunca te han dejado sin razón? Jamás, pero así jamás, dos personas se aman de la misma manera y de la misma intensidad, siempre va a haber alguien que esté más templado. Entonces ahí viene el rol del más afanado para sacar adelante la relación que ambos, sin ganas, se empeñan en llevar. Si tienes suerte, los lentes del amor y el soplo de alegría hará que ambos crean estar enamorados y quererse con el mismo grado de magnetismo, sin embargo, a pesar de que digas que es para siempre, se termina al momento en caminas dos pasos y el reloj avanzó tres minutos.

Lo último que hice sin pensar es escribirle una carta, muy directa, muy especial y muy feeling. No se la envié. Una amiga me dijo que estaba loca, que debía parar YA, que estaba en las nubes, que esto en realidad sólo comenzó en mi cabeza y que el estaba en otra, que probablemente me quería antes pero ahora quizás ya no. En fin, no lo hice.

Desde ese momento supe que sólo saldrás bien si tienes una capa de protección y si construyes muros en vez de puentes. Esa es la única manera de salir sin que te traten como un trapo. Probablemente tu trates mal a alguien, pero dime, ¿Quién se atreverá a hacerlo contigo? ¿Quién se atreverá a hacerte llorar si tú ya lo hiciste llorar primero? ¿Quién se atreverá a romperte el corazón si tú ya le hiciste trizas el suyo?

Nadie, nadie se atreverá.

Tomar decisiones es difícil porque duele dejar una opción atrás. Pero si ya te dolió bastante aveces te vuelves inmune y aprendes a aferrarte y adorar el aroma del dolor, ya que es lo más conocido que encuentras por ahora.

¿Gustarme alguien? Claro, por qué no. Ya lo he hecho antes y salí sin un solo rasguño. ¿Amar? No. No quiero que vuelva a mí las dos caras más terribles del amor.

La esperanza y la desesperación.


* Maafer G.
----------------------------------------------------------------------------------------------------



Mientras que pasaba todo ésto, él dijo que había una cancion exacta para el modo en que se sentía. Si hoy te explicase - ISKANDER





Así como el tenía una canción, yo también. Tribal - por no quererme más. Por siaca este video es un cover que encontre por el magico YOUTUBE. asi que no es mi culpa si cantan feo nose, la letra es genial.



Conmemmorando a ISKANDER, maestro y guía de ésta historia, si se le puede llamar así, PALABRAS VACÍAS.

7 miaus:

Carolin cacao, leo lao... dijo...

Quisas estar enamorada y después desenamorarse no son las mejores etapas por las cuales uno pueda pasar, pero ya me propuse vivir todas las experiencias posibles de esta vida, y contra toda cordura, espero enamorarme y desenamorare, por mucho que duela.

Irene dijo...

No te desanimes. No tienes que perder la esperanza ni las ganas de enamorarte por un suceso como este. Está claro que para encontrar a la persona que nos complemente debemos andar con muchas otras (o tal vez no, pero eso solo lo tienen las personas con suerte), así que sería una pena que dejes de amar. Por alguien, al fin y al cabo, se lo merecerá. No me cabe duda.
Besos y ánimo!

Aixa dijo...

Maafer G

wauu, escribes lindo. Lo último que dijiste.. no sé. No sé. No sé. El amor es complicado, porque en realidad, si hay amor, no deería haber desesperación.

Un beso!

luxin dijo...

U_U
no paré de leerlo, creeme nunca lei algo con tanto afan de comprenderlo...
me encanta como escribes y esa historia me encantó tmb >_>

suerte
*Luchin*

Alexa dijo...

Lei todo.
Estoy llorando ahorita.
(Si lo se, soy muy sensible).

Cariño, el amor es algo bien complicado. Complicadisimo. Yo ahorita estoy con flaco y recien vamos a cumplir un mes, y todo va de las mil maravillas... pero tu entrada me ha hecho recordar las dos veces que yo verdaderamente me enamore y lo mucho que sufri cuando termino.

Un amigo me comento de que es dificil amar a alguien cuando sabes que esa persona te ama porque temes no ser suficiente ni dar lo que se te esta dando. Yo lo he comprobado mil y un veces. Siempre, asi siempre, habra alguien que de mas, habra alguien que sufrira mas en la post-relacion, eso nadie te lo niega, no se puede evitar.

Pero tu has estado en el eden del enamoramiento y estoy segura de que tu sabes lo lindo que se siente estar ahi. Olvidate del dolor y todas esas cosas. Mira solo el momento de felicidad.

Suena muy carpe diem, pero yo creo (y lo he comprobado con el pata con el que estoy ahora) que vale la pena todo el sufrimiento posterior por ese pequeño eden en el que vivimos los que aun tenemos las gafas.

No temas volver a enamorarte.
Yo moria de miedo y por eso, perdi a alguien. Yo no quiero que tu tambien te arrepientas.

Besos.

Domina dijo...

MAFERSIIIN no se si lo dije antes pero precioso. Ah, mafersin suena a ese fantasmita...Gasparin, Yeah.

Maafer G dijo...

Gracias a todos, y estoy de acuerdo con las cosas que dicen :)