lunes, 31 de enero de 2011

Y tú, ¿Optas por la vida?

Comenzaré diciendo que esta es una entrada diferente a las demás; tenía que hablar sobre esto porque el tema es un poco frustrante para mi y para muchas personas que aman y respetan a la vida.

Si tu no te atreverías a matar a un humano; ¿Por qué sería diferente con los animales?




Sí, probablemente esta imagen te dolió un poco. Pero no te preocupes, no pondré imágenes fuertes ni tampoco imágenes en donde la sangre tiene más protagonismo que el sufrimiento. No, esas imágenes no me parecen simpáticas a mí tampoco.

Cuestiono, realmente cuestiono, el hecho de que el ser humano pueda tomar la vida de un animal y hacer como si fuera el amo y señor de ella, cometiendo así lo que está penado en la sociedad: el homicidio. Los animales y los humanos sufren y mueren de la misma manera. La violencia causa el mismo dolor, el mismo derramamiento de sangre, el mismo olor a muerte, la misma arrogante, cruel y brutal decisión de tomar una vida. Entonces ¿Por qué matar a un animal?


El ser humano es la especie que llegó al último para habitar en el mundo, siendo así el ser que debería adaptarse a los ecosistemas puestos desde hace más de millones de años atrás. Aprender a vivir con lo que te rodea es el primer paso a la tolerancia, y un mundo tolerante es un mundo diferente, un mundo especial, un mundo en el que tú, tu hijo, tu nieto y todas las personas que te siguen van a ver y disfrutar.

Sin embargo, la gente tiende a tener los instintos más bajos que cualquier otra especie. Pongamoslo así: el tiburón, amo y señor de los mares y pesadilla de toda persona que sueñe con dientes afilados, es un animal que, si bien devora carne, no mata si es que no tiene hambre y puede nadar al lado de cualquier pez sin que éstos le tengan miedo. ¿El ciclo de la vida? Sí, pero sólo por necesidad, no por ganas y ansias de acabar con todo lo que lo rodea.

Entonces, si el tiburón siendo un animal basado en insintos y depredaciones sólo acaba con una vida por necesidad y no por el simple hecho de hacerlo, ¿Por qué al ser humano le resulta placentero matar a seres más indefensos? ¿Por qué al ser humano le resulta una celebración matar a un toro? ¿Por qué al ser humano le resulta "divertido" matar a palazos a las focas? ¿Por qué el ser humano necesita matar delfines, ballenas y tibures sólo porque desea una parte de sus cuerpos? ¿Por qué el ser humano no puede respetar otra vida aparte de la suya?



Sin embargo, y esto es algo que aprendí con el tiempo, no todos los seres humanos son así. Todavía quedan los moralistas, todavía quedan los que adoptan animales, todavía quedan los que protestan contra las corridas, todavía quedan aquellos que aman a sus mascotas, todavía quedan los que respetan, todavía quedan los que optan por no hacerle tributo a la estupidez mental, todavía quedan los que protejen a los animales en las sabanas y en las praderas, todavía quedan los observadores, todavía quedan los vegetarianos, todavía quedan los compasivos, todavía quedan los que viven pensando que el mundo es un milagro, todavía quedan los que optan por la vida.





El mundo se compone de cosas pequeñas y de cosas grandes. De seres tan enormes como una indomable ballena y de seres tan pequeños como un indefenso bebé recién nacido. Y, al comprender que cada uno tiene un espacio designado y especial en este lugar, entenderemos que no es necesario acabarnos los unos a los otros, no es necesario hacer guerras, no es necesario matar por carne y no es necesaria la crueldad. Lo que es necesario es el amor, es la tolerancia, son los principios, es el respeto y el cariño por la vida. Es necesario el cambio.

Es necesaria la fe.


Es necesario el saber que estamos ahí el uno para el otro.




Es necesaria la paz.




Es necesaria la ausencia de diferencias.


Y quien sabe, tal vez también sea necesaria la imaginación.


Por eso, te invito a que cambies crueldad por amor, porque estas líneas van para los que creen que puede haber un mundo mejor, para los locos, para los desadaptados que eligen amor en vez de guerra, para los rebeldes. Los que ven las cosas de una manera diferente. Los que no necesitan reglas para poder hacer lo que es debido. A los que el mundo les pone una etiqueta y muchos están en desacuerdo con ellos, pueden vanagloriarlos, pueden criticarlos, pero lo que nadie puede hacer es ignorarlos. Estas personas que creen en que las cosas pueden ser mejores hacen que la humanidad avanze un poco más y mientras que la gente los llama "locos", yo veo genios. Porque la realidad es que, los que están lo suficientemente locos como para creer que pueden cambiar el mundo, son los que lo logran hacer.


*Maafer G.

-------------------------------------------------------------------------------------------

Es increíble como el poder de un embrión puede trepar tan alto y respirar con todas sus fuerzas. Es el milagro de la vida, no acabemos con ella.

5 miaus:

karlaaa . dijo...

que precioso enserio, me sono tan parecido a todo pero tan diferente a la vez tu le das tu toque a todo (:
como te decia el video me mato :)

Emma dijo...

sentimental... te da mucho que pensar...
ami que me gustan los animales la primera imagen no es tan fuerte, pero al darme cuenta de las intenciones de esa persona mi corazon comenzo a latir fuerte y desesperado por tratar de ayudar a esa indefensa foquita!! :(
saludos!
si puedes te pasas
http://gleekblogger.blogspot.com/

Alexa dijo...

Pero que buena entrada.

Alexis Rott dijo...

jejej, es algo bastante bueno, este post refleja lo que todos necesariamente queremos, un mundo sin mas crueldad, un mundo que si es posible, apesar de que la gente digaq ue nos e puede cambiar el mundo..!!

buenisima entrada, saludos!!

Maafer G dijo...

Gracias, y que viva el amor.